El Tirano

.



Quien de nosotros no ha sufrido alguna vez una injusticia, un abuso de poder, un intento de romper la estabilidad emocional... Quien no conoce a algún personaje cotidiano con las características del tirano...
Hoy el tirano me ha tocado y en mi mente mientras tanto no dejaban de resonar estas enseñanzas del chaman, las plasmo aquí, quizás como un intento de auto convencerme a mi misma.



"Sin los enemigos somos nada. Tener enemigos, vivir con el conocimiento de la calamidad, del infortunio es una de las formas de nuestra existencia. Tenemos que librarnos de esa forma, pero esto puede tomar tiempo. Primero, uno tiene que convertirse en un luchador. Éste es nuestro primer nivel.

Los cinco atributos del luchador son: control, disciplina, paciencia, la habilidad de escoger el momento oportuno y voluntad. Estos cinco elementos pertenecen al mundo privado del guerrero que lucha por perder su importancia personal. El sexto elemento, que es quizás el más importante de todos, pertenece al mundo exterior y se llama "el tirano". Un tirano es un torturador. Alguien que tiene el poder de acabar con los guerreros, o alguien que simplemente les hace la vida imposible.

El guerrero que se topa con un tirano es un guerrero afortunado. Sabemos que nada puede templar tan bien el espíritu de un guerrero como el tratar con personas imposibles en posiciones de poder.

El ingrediente perfecto para producir un soberbio guerrero es un tirano con prerrogativas ilimitadas.

Los buenos guerreros usan a los tiranos no sólo para deshacerse de su importancia personal, sino también para lograr la muy sofisticada maniobra de desplazarse fuera de este mundo. El ser derrotado… no es mortal sino devastador. Los guerreros que sucumben ante un tirano son arrasados por su propio sentido de fracaso. El enojarse y actuar sin control o disciplina es estar derrotado."


3 comentarios:
alayos21 dijo...

Lamento mucho los momentos que has vivido. El materialismo puro y duro se encuentra por todas partes, adornado por el EGOISMO más extremo. Supera el instante malo y la luz volvera a tus ojos y yo estaré allí para felicitarte por el logro.
Sigue siendo tu misma en las situaciones extremas y renaceras con fuerzas renovadas y un espirítu más puro.
Recuerda: las lagrimas purifican el alma.

Mararía dijo...

Me gusta, me gusta y encantada de entrar en tu rincón.

Publicar un comentario